DENUNCIA sobre las Adaptaciones para el alumnado con Dislexia en la Prueba de Acceso a la Universidad 2019 en Andalucía

DENUNCIA ANTE DELEGACIÓN PROVINCIAL EDUCACIÓN PRESENTADA EL PASADO 3 DE MAYO DE 2019 Y REMITIDA A LA COMISIÓN COORDINADORA INTERUNIVERSITARIA DE ANDALUCÍA

Isabel María Muñoz Checa, como PRESIDENTA Y REPRESENTANTE de la FEDERACIÓN ANDALUZA DE DISLEXIA, actuando en nombre y representación de la citada entidad, procede a DENUNCIAR la siguiente situación:

PRIMERO.- Las NEAE de este alumnado se atienden en los centros educativos proporcionando las ayudas específicas, medidas de atención a la diversidad y recursos complementarios para desarrollar todo su potencial de aprendizaje. La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje de la lectura de base neurobiológica, que afecta de manera persistente en el proceso de la decodificación fonológica (exactitud lectora) y/o al reconocimiento de palabras (fluidez y velocidad lectora) interfiriendo en el rendimiento académico con un retraso lector de al menos dos años. Este trastorno específico del aprendizaje suele ir acompañado de problemas en la escritura. El alumnado que lo padece es identificado en los centros educativos desde la etapa de Educación Primaria, a partir de la evaluación psicopedagógica que realizamos los profesionales de la orientación. A partir de la cuál,  se adecuan los recursos y se organiza la respuesta educativa para que este alumnado pueda superar todas las trabas y optimizar su potencial del aprendizaje y desarrollo. De este modo, el alumnado con dislexia desarrolla su trayectoria académica y consigue titular en Bachillerato y muchos de ellos desean ampliar su formación en la Universidad, intención que es también un derecho fundamental.

SEGUNDO.- La Circular de 4 de abril de 2014 de la Dirección General de Participación y Equidad establece el procedimiento para solicitar la adaptación de la Prueba de Evaluación al Acceso a la Universidad (PEVAU) para el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo. En su introducción se recoge lo siguiente: “se establecen las condiciones para la adaptación de la PEVAU para el alumnado de necesidades educativas especiales, incluyendo de forma específica al alumnado con dislexia y al alumnado con trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad”.

En la misma se estable que el Equipo Técnico Provincial para la Orientación Educativa y Profesional y los departamentos de Orientación, deberán  confeccionar un Informe del alumnado que presente dificultades específicas de Aprendizaje (Dislexia)  deberá  recoger las adaptaciones que el alumnado necesita para la PAU, y que dicho informe deberá ser coincidente con aquella que se hayan venido aplicando a lo largo de su escolarización.

TERCERO.- La Comisión Coordinadora interuniversitaria de Andalucía al establecer para este  curso académico la normativa y organización de la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), decide que a los alumnos censados con dislexia  se les va a puntuar la ortografía en la asignatura de lengua.

CUARTO.-. Si una de las más graves dificultades del alumnado con dislexia es la ortografía ¿cómo penalizar estos errores en la PEVAU?. Se olvida que este alumnado ha luchado durante toda su escolarización con este problema y que ha podido avanzar porque ha recibido la correspondiente respuesta educativa a su NEAE. Sería lo mismo que prohibir las gafas para leer a las personas que las necesitan.

Hasta la fecha, la Universidad pues tenia en cuenta esta NEAE en la PEVAU. Las medidas formales e informales que se llevan a cabo han sido útiles y justas. Sus dificultades están relacionadas directamente con la lectura y escritura, por lo que los errores ortográficos pueden aparecer, al igual que otras dificultades similares.

 Hasta este curso tenemos constancia que todas las universidades andaluzas han respondido con medidas adecuadas para atender a estas necesidades específicas. Por ejemplo, la realización de la corrección por examinadores formados que sabían distinguir entre un error ortográfico común y un error disléxico. Asimismo, en provincias del Distrito Único Andaluz como Sevilla o Córdoba este alumnado es asignado a tribunales especializados en NEAE. 

QUINTO.- Tras mantener varias reuniones nos indican que el motivo de esta decisión apartándose de la situación que se había producido hasta ahora en la que nunca se les había puntos la ortografía, está basada en que las directrices y orientación generales para las pruebas de acceso y admisión de la Universidad establece dos puntos en ortografía, y que al tener una adecuación curricular no significativa, no se le puede restringir el nivel de conocimiento exigidos para la superación de la prueba.

Por todo ello nos encontramos en un escenario en que durante la educación primaria, secundaria y de bachiller, el alumnado tras el informe de evaluación psicopedagocico, tendrá una medidas de adaptación, que posteriormente se mantendrá por la Universidad a través de la Oficina a la diversidad, pero que dicha adaptación no se le respetaran durante la prueba de acceso a la misma.

SEXTO. Dicha actuación entendemos que atenta gravemente  en el acceso del alumnado con dislexia a la Universidad, y por tanto se lesiona el derecho fundamental a al igual de artículo 14  de la CE en relación con el derecho a la educación del artículo 27  de la CE.

CIRCULAR DE 4 DE ABRIL DE 2014, DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE PARTICIPACIÓN Y EQUIDAD POR LA QUE SE ESTABLECE EL PROCEDIMIENTO PARA SOLICITAR LA ADAPTACIÓN DE LA PRUEBA DE ACCESO A LA UNIVERSIDAD (PAU) PARA EL ALUMNADO CON NECESIDADES ESPECÍFICAS DE APOYO EDUCATIVO.

La equidad del sistema educativo es uno de los principios básicos que se reflejan en la Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de educación de Andalucía. El ejercicio de la equidad implica la puesta en marcha de medidas de apoyo que permitan que todo el alumnado alcance el máximo nivel de formación posible, de acuerdo con sus capacidades, motivaciones e intereses, con especial dedicación a aquellos alumnos y alumnas que presentan necesidades específicas de apoyo educativo.

De este modo, a lo largo del periodo de escolarización en los centros que imparten las enseñanzas de niveles no universitarios, en función de las necesidades educativas que presenten, la respuesta educativa a este alumnado debe garantizar su escolarización en las condiciones más favorables. Esta respuesta se concreta en diferentes medidas organizativas y curriculares, contando, si fuera necesario, con recursos personales y/o materiales de apoyo.

La equidad del sistema educativo es uno de los principios básicos que se reflejan en la Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de educación de Andalucía. El ejercicio de la equidad implica la puesta en marcha de medidas de apoyo que permitan que todo el alumnado alcance el máximo nivel de formación posible, de acuerdo con sus capacidades, motivaciones e intereses, con especial dedicación a aquellos alumnos y alumnas que presentan necesidades específicas de apoyo educativo.

De este modo, a lo largo del período de escolarización en los centros que imparten las enseñanzas de niveles no universitarios, en función de las necesidades educativas que presenten, la respuesta educativa a este alumnado debe garantizar su escolarización en las condiciones más favorables. Esta respuesta se concreta en diferentes medidas organizativas y curriculares, contando, si fuera necesario, con recursos personales y/o materiales de apoyo.

La ley orgánica 2/2006 de Educación estable en su artículo 71 los principio para el alumnado con necesidades específicas:

“Corresponde a las Administraciones educativas asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, TDAH, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado”.

En consecuencia la administración deberá por imperativo legal poner en marcha los medios para que se procure los apoyos y atenciones educativas específicas, personalizadas y efectivas para todos los alumnos con necesidades educativas especiales.

SEPTIMO.- La decisión de La Comisión Coordinadora interuniversitaria de Andalucía de puntuar la ortografía en la asignatura de lengua, así como no respetar que los alumnos con dislexia sean evaluados por personal cualificado con formación específica en la materia, afecta gravemente los interés del alumnado que sufre esta dificultad de aprendizaje, ya que todos ellos  sin excepción, tendrán dos puntos menos en la asignatura de lengua en la prueba de acceso de la Universidad, vulnerándose la Constitución Españoles y todos y cada uno de los principios básico establecido en el Sistema Educativo Español.

OCTAVO.– Por lo expuesto, procedemos a DENUNCIAR dicha situación, solicitando se proceda a estableces un sistema basado en la equidad en el que no se penalice las faltas de ortografía al alumnado con un diagnóstico de dislexia, y que los alumnos con el certificado del Equipo Técnico provincial de Orientación Educativa o de los orientadores, sean evaluados y corregidos por personal cualificado con formación específica en la materia.

En Málaga,  a  27 de ABRIL de 2.019

Un comentario

  1. Necesito información de los pasos a seguir para las adaptaciones para la universidad. Tengo un adolescente con dislexia y disortografia que el 10 de junio se presenta a los exámenes de selectividad

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *